Últimas recetas

L'Apicio gana la mejor albóndiga de Nueva York

L'Apicio gana la mejor albóndiga de Nueva York


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Si bien los contendientes populares para las mejores albóndigas en Nueva York pueden ser Tienda de albóndigas "s Daniel Holzman y Michael Chernow, Taberna Gramercy, y Marco Canora, Meatball Madness de anoche en el Festival de Comida y Vinos de la Ciudad de Nueva York coronaron a un nuevo e inocente ganador: Gabe Thompson de L'Apicio.

Eso no quiere decir que el resto de la tripulación no lo intentó; Donatella Arpaia ganó el premio People's Choice; Chernow dio besos (en la mejilla, Sra. Chernow, no se preocupe) por los votos de los invitados, Michael Anthony sacó una increíble albóndiga sin salsar, e incluso Joanne Trattoria (propiedad de los padres de Lady Gaga) apareció con las clásicas pelotas italianas, llamadas "La propia albóndiga de Germanotta". (El chef David Pegoli no quiso comentar sobre las últimas noticias sobre salud).

Arpaia (de restaurante Donatella) preparó la receta de su madre para ganar la elección de la gente. "Cuando se trata de albóndigas, me quedo con el clásico", dijo a The Daily Meal. "Esta es la receta de mi madre y mi abuela. [Cuando era más joven] me despertaba con el olor a ajo y cebolla en la cocina y siempre robaba albóndigas antes de que [mi madre] pusiera la salsa". Aún más dulce, su madre estuvo presente.

En cuanto a la albóndiga ganadora entre los jueces (Giada De Laurentiis, que pasa la mayor parte de la noche tomando fotos con los fans, Anne Burrell, Geoffrey Zakarian y Alex Guarnaschelli), Gabe Thompson sirvió una clásica albóndiga de cerdo con salsa Amatriciana sobre polenta. Thompson, con lo que ahora puede ser su sombrero de la suerte Budweiser, pronunció el discurso más corto de la historia después de ganar una competencia, y terminó con "Está bien, me voy ahora".

"No sabía que había un concurso", nos dijo después. "Sabía que había una cuestión de votación y todo eso, pero estaba como, oh People's Choice, lo que sea, ya sabes. Pero luego caminaron y envías uno, y dicen, 'Oh, necesitamos tres más para los jueces ', y alguien me dijo que eso significaba que teníamos posibilidades de ganar ".

Sin embargo, no se preocupe por los fanáticos de Chernow y Holzman. El año que viene, Holzman promete: "Voy a traer el calor".


Se trata de las albóndigas en el nuevo libro de cocina del chef de Carmine

Tal vez no tenga una abuela italiana en su cocina cocinando a fuego lento especialidades del sur de Italia en suficiente salsa de tomate para ahogar su ansiedad inducida por la recesión.

Todavía puede deleitarse con esa comida reconfortante por excelencia, espaguetis y albóndigas, con solo un poco de esfuerzo y tiempo. Hay un nuevo libro de Michael Ronis, el chef fundador de Carmine's, la cadena de restaurantes italianos de estilo familiar, y está repleto de platos característicos para probar en casa.

Las sabrosas albóndigas son una creación de Ronis, quien las perfeccionó y aún las prepara todos los días. Él habla con entusiasmo sobre ellos en "Carmine's Family-Style Cookbook" (St. Martin's Press, $ 29.95), y comparte cómo hacerlos y cómo servirlos. No, no son solo para cubrir un plato de espaguetis al agua marinara. Ronis los pica y los revuelve con huevos, los fríe con salchichas y pimientos, les pega palillos y los llama aperitivos.

"Y los hago a la antigua", dice Ronis. "Recomiendo mezclarlos con las manos para que literalmente doble los ingredientes en la carne. Es importante tener una mano ligera y no ser áspero al manipular la carne".

(Ronis firmará copias de su libro este jueves 30 de octubre a las 7 p.m. en Borders en el Time Warner Center).

Las albóndigas ciertamente no son lo único destacado en este libro, un tesoro de platos que proclama los elogios de la cocina siciliana casera. El restaurante en sí es un destino gastronómico popular en estos tiempos de escasez, cuando nadie quiere gastar una fortuna en raciones escasas, sin importar lo buena que sea la comida. Carmine's puede cobrar $ 26 por el pollo scarpariello, pero la porción es tan grande que fácilmente podría servir a dos o tres comensales hambrientos. Ah, y no hay cargo por compartir el plato. (La fórmula del éxito de Carmine es lo que lo ayudó a expandirse. Hay dos aquí en la ciudad, uno en Times Square y uno en el Upper West Side. También hay un Carmine en Atlantic City y uno en las Bahamas).

El libro de cocina presenta los platos de la carta: camarones fra diavolo, pasta pomodoro, ternera marsala y lasaña. La pasta, de hecho, es un gran capítulo de este libro. Uno de los platos más populares, como era de esperar, son los espaguetis con albóndigas. Como señala Ronis, en Carmine's, cuando una familia lo ordena para los niños, los padres generalmente terminan robándoselo a escondidas. A menos, por supuesto, que la abuela esté en la cocina cocinándoles en casa.


Resumen de la receta

  • 1 libra de carne molida magra
  • ¾ taza de picatostes sazonados triturados
  • ¼ de taza de cebolla dulce picada
  • 1 huevo, ligeramente batido
  • 2 dientes de ajo picados
  • 3 cucharadas de salsa Worcestershire
  • 1 cucharada de mostaza amarilla preparada
  • 1 cucharadita de hojuelas de pimiento rojo
  • 1 cucharadita de condimento cajún
  • 1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de mantequilla

En un tazón grande, mezcle la carne molida, los crutones, la cebolla dulce, el huevo, el ajo, la salsa Worcestershire, la mostaza, las hojuelas de pimiento rojo y el condimento cajún. Forme albóndigas con la mezcla a mano.

Calentar el aceite de oliva y derretir la mantequilla en una sartén a fuego medio. Coloque las albóndigas en la sartén y cocine, girando constantemente, durante 20 minutos o hasta que esté listo.


Contenido

Bastianich nació como Lidia Giuliana Matticchio el 21 de febrero de 1947 en Pula, Pola, Italia, justo antes de que la ciudad fuera asignada a Yugoslavia en septiembre de 1947 (que ahora forma parte del condado de Istria, Croacia). Es hija de Erminia (1921-2021) [5] y Vittorio Matticchio. [6] Hasta 1956, vivió con su familia en Yugoslavia, tiempo durante el cual la familia se vio obligada a eslavicizar su apellido de Matticchio a Motika. [7] Bastianich huyó a Trieste, Italia, con su hermano Franco y su madre con el pretexto de visitar a su tía enferma Nina, que era chef personal. [7] [8] Poco después, su padre se reunió con ellos en Trieste después de cruzar la frontera hacia Italia por la noche. [7] [8] [9] Después de que Nina solo pudiera proporcionar refugio temporal, Bastianich y su familia se convirtieron en refugiados en Risiera di San Sabba. [7] Según Bastianich en un documental de la Televisión Pública, aunque una familia adinerada de Triestine contrató a su madre como cocinera-ama de llaves ya su padre como conductor de limusina, siguieron siendo residentes del campo de refugiados. Dos años más tarde, se les concedió la solicitud de personas desplazadas para emigrar de Italia a Estados Unidos. [9] En 1958, Bastianich y su familia llegaron a los Estados Unidos, instalándose en North Bergen, Nueva Jersey y más tarde en Queens, un distrito de la ciudad de Nueva York. [9] [10] [11]

Bastianich le da crédito por las nuevas raíces de la familia en los Estados Unidos a su patrocinador, Catholic Relief Services: [9] [10] [12]

Los Catholic Relief Services nos trajeron aquí a Nueva York, no teníamos a nadie. Encontraron un hogar para nosotros. Encontraron un trabajo para mi padre. Y finalmente, nos acomodamos. Y soy el ejemplo perfecto de que si le das una oportunidad a alguien, especialmente aquí en los Estados Unidos, uno puede encontrar el camino.

Bastianich comenzó a trabajar a tiempo parcial a la edad de 14 años, durante el cual trabajó brevemente en la panadería Astoria propiedad del padre de Christopher Walken. Después de graduarse de la escuela secundaria, comenzó a trabajar a tiempo completo en una pizzería en el Upper West Side de Manhattan. [13]

Aunque ella y su familia son de nacionalidad italiana, las pruebas públicas de ADN realizadas por Lidia han demostrado que su familia es en gran parte descendiente de Europa del Este, debido a la multiétnica de Istria. [14] Respecto a su identidad, Lidia ha dicho: "Me siento muy italiana, pero tengo algo de eslavo en mí, y me relaciono con eso también para que forme la mezcla que es Lidia". [15]

De Queens a Manhattan (1971-1981) Editar

En 1971, los Bastianiches abrieron su primer restaurante, el pequeño Buonavia, que significa "buen camino", en la sección Forest Hills de Queens, con Bastianich como su anfitriona. Crearon el menú de su restaurante copiando recetas de los restaurantes italianos más populares y exitosos del día, y contrataron al mejor chef italoamericano que pudieron encontrar.

Después de un breve descanso para dar a luz a su segundo hijo, Tanya, en 1972 Bastianich comenzó a formarse como asistente de cocina en Buonavia, aprendiendo gradualmente lo suficiente para cocinar platos italianos populares por su cuenta, después de lo cual la pareja comenzó a agregar platos tradicionales de Istria a su menú.

El éxito de Buonavia condujo a la apertura del segundo restaurante en Queens, Villa Secondo. Fue aquí donde Bastianich llamó la atención de los críticos gastronómicos locales y comenzó a ofrecer demostraciones de cocina en vivo, un preludio de su futura carrera como presentadora de programas de cocina en televisión.

En 1981, el padre de Bastianich murió, y la familia vendió sus dos restaurantes de Queens y compró una pequeña casa de piedra rojiza en Manhattan que contenía un restaurante preexistente en el East Side de Manhattan, cerca del puente de la calle 59 hacia Queens. Lo convirtieron en lo que eventualmente se convertiría en su restaurante insignia, Felidia (una contracción de "Felice" y "Lidia"). Después de liquidar casi todos los activos que tenían para cubrir $ 750,000 en renovaciones, Felidia finalmente se abrió a la aclamación casi universal de sus fieles seguidores de críticos gastronómicos, incluidos Los New York Times, que le dio a Felidia tres estrellas. Uno de los chefs de Felidia no era italiano. Era David Torres, nacido en Puerto Rico, conocido en el restaurante como Davide '. Murió de cáncer de garganta en 1996.

Expansión Editar

Aunque Lidia y Felice enviaron a sus dos hijos a la universidad sin expectativas de que ninguno de los dos se dedicara al negocio de los restaurantes, Joseph, que con frecuencia había realizado trabajos ocasionales para sus padres en Felidia, abandonó su recién iniciada carrera como comerciante de bonos de Wall Street [16]. y en 1993 convenció a sus padres de que se asociaran con él para abrir Becco (Italiano para "picotear, picar, saborear") en el distrito de los teatros de Manhattan. Como Felidia, Becco fue un éxito inmediato y llevó a la apertura de restaurantes adicionales fuera de la ciudad de Nueva York, incluyendo Kansas City de Lidia en 1998, [17] y Pittsburgh de Lidia en 2001. [18]

En 1993, Julia Child invitó a Bastianich a grabar un episodio de su serie de Televisión Pública. Julia Child: cocinando con maestros cocineros, que contó con chefs aclamados de todo Estados Unidos que preparaban platos en las cocinas de sus propias casas. La aparición como invitado le dio a Bastianich confianza y determinación para expandir los propios intereses comerciales de la familia Bastianich.

A fines de la década de 1990, los restaurantes de Bastianich se habían convertido en una empresa verdaderamente familiar. La madre de Bastianich, Erminia Motika, mantenía el gran jardín detrás de la casa familiar, de donde Bastianich eligió los ingredientes para usar en el desarrollo de recetas. Joe era el sommelier jefe del grupo de restaurantes, además de diversificarse en su propia línea de restaurantes. La hija de Bastianich, Tanya Bastianich Manuali, utilizó su doctorado en historia del arte italiano como base para una asociación de agencia de viajes con su madre llamada Esperienze Italiane, a través del cual Tanya y su amiga Shelly Burgess Nicotra (productora ejecutiva de la serie de televisión de Bastianich y directora de relaciones públicas en la Italia de Lidia) ofrecieron giras por toda Italia. El esposo de Tanya, el abogado Corrado Manuali, se convirtió en el principal asesor legal del grupo de restaurantes. [19]

En 2010, Bastianich y su hijo se asociaron con Oscar Farinetti para abrir Eataly, un emporio de alimentos de 50,000 pies cuadrados (4,600 m 2) en Manhattan dedicado a la comida y las tradiciones culinarias de Italia. Bastianich ofrece clases de cocina y gastronomía al público en la escuela de Eataly, La Scuola. El lema de Eataly es "Vendemos lo que cocinamos y cocinamos lo que vendemos". [20] Eataly se encuentra ahora en Chicago y São Paulo, Brasil. Abrieron una segunda tienda en Nueva York en el World Trade Center de Manhattan en 2016 [21] y otra en Boston el mismo año. [22] Las aperturas recientes incluyen Eataly en Los Ángeles en 2017, [23] en Las Vegas en 2018, [24] y en Toronto en 2019. [25]

El otoño de 2010 también marcó el debut de Lidia's Kitchen, una línea exclusiva de utensilios de cocina comerciales y utensilios para servir para QVC. Junto con su hija Tanya y su yerno Corrado Manuali, Bastianich lanzó Nonna Foods como una plataforma para distribuir una variedad de productos alimenticios tanto existentes como nuevos de LIDIA. Nonna Foods tiene 9 cortes de pasta y 9 variedades de salsas (incluidas dos salsas orgánicas certificadas por USDA) disponibles en todo el país. Junto con su hijo Joseph, Bastianich produce vinos galardonados en Bastianich Vineyard en Friuli Venezia Giulia y La Mozza Vineyard en Maremma, Italia. [26] [27]

Televisión (1998-presente) Editar

En 1998, la Televisión Pública le ofreció a Bastianich su propia serie de televisión que se convirtió en Mesa italiana de Lidia. La estableció como parte integrante de la programación de programas de cocina de la cadena. Desde entonces ha presentado más series de televisión pública, que incluyen Mesa de la familia de Lidia, [28] Italia de Lidia, La Italia de Lidia en América, y Cocina de Lidia.

También condujo una serie de especiales de televisión pública de una hora llamados Lidia celebra América, que se estrenó en 2011 con Lidia Celebrates America: Mesas navideñas y tradiciones de amplificador. En la serie, Bastianich celebra la diversidad de culturas en los Estados Unidos y explora la experiencia de los inmigrantes estadounidenses. El siguiente especial, Lidia Celebrates America: Bodas - Algo prestado, algo nuevo, emitido en 2012 Lidia Celebrates America: Freedom & amp; Independence en 2013 Lidia celebra América: los hitos de la vida en 2013 Lidia Celebrates America: Tradiciones y tablas navideñas en 2015 Lidia Celebrates America: Holiday for Heroes en 2016 [29] Lidia celebra América: héroes locales en 2017, y Lidia Celebrates America: A Heartland Holiday Feast en 2018, y Lidia celebra América: el regreso de los artesanos en 2019. Bastianich termina cada episodio de su programa con una invitación a reunirse con ella y su familia para una comida, ¡Tutti a tavola a mangiare! (Italiano para "Todos a la mesa para comer").

Para la temporada navideña de 2010, su nueva productora de televisión, Tavola Productions, creó un especial infantil de animación para la televisión pública "La cocina navideña de Lidia: Nonna Tell Me a Story" para acompañar el libro del mismo título que fue escrito por Bastianich. . [26]

En 2013, Bastianich regresó a la televisión pública con Lidia's Kitchen, [30] una serie de 26 capítulos producida por Tavola Productions. La sexta temporada se desarrolló desde octubre de 2018 hasta marzo de 2019. La séptima temporada se estrenó en octubre de 2019.

Entre las apariciones en programas de televisión de Bastianich, participó como juez célebre en MasterChef USA, una adaptación de la BBC MasterChef (serie de televisión del Reino Unido) en 2000. Su hijo, Joseph Bastianich, más tarde interpretaría a un juez célebre en el Gordon Ramsay. versión de MasterChef. Bastianich también apareció en el programa de televisión italiano Junior MasterChef Italia en 2014 y 2015 para las temporadas 1 y 2. En 2016 y 2017, fue juez del programa de televisión italiano, La Prova del Cuoco. [31] En 2020, junto a su hijo Joe Bastianich y Antonino Cannavacciuolo, fue jueza en el programa de competencia de cocina Sky, Family Food Fight. [32]

Libros (1990-presente) Editar

Bastianich es autora de varios libros de cocina para acompañar su serie de televisión:

  • La Cucina di Lidia
  • Mesa de la familia de Lidia
  • Cocina italoamericana de Lidia
  • Mesa italiana de Lidia
  • Italia de Lidia
  • Lidia Cooks desde el corazón de Italia
  • La Italia de Lidia en América
  • Recetas favoritas de Lidia
  • Cocina italiana con sentido común de Lidia
  • Nonna Cuéntame una historia
  • Sorpresa de cumpleaños de Nonna
  • Aventura en la granja que cita huevos de Lidia
  • Lidia domina el arte de la cocina italiana
  • Lidia celebra como un italiano
  • Mi sueño americano: una vida de amor, familia y comida
  • Felidia, recetas de My Flagship Restaurant
  • (1987) Galardonado con el premio Mujer del año / Innovación, categoría de restaurante, Instituto de la Mujer del Centro de Gestión de Alimentos y Hoteles
  • (1993) Nominado a "Mejor Chef de Nueva York" por la Fundación James Beard Felidia
  • (1994) Nominado a "Mejor Chef de Nueva York" por la Fundación James Beard Felidia
  • (1996) Nominado a "Mejor Chef de Nueva York" por la Fundación James Beard Felidia
  • (1996) Ganador del premio James Beard "Who's Who of Food & amp Beverage in America" ​​[33]
  • (1997) Nominado a "Mejor Chef de Nueva York" por la Fundación James Beard Felidia
  • (1998) Nominado a "Mejor Chef de Nueva York" por la Fundación James Beard Felidia
  • (1999) Nombrado "Mejor Chef de Nueva York" por la Fundación James Beard [34]
  • (2001) Lidia's Italian-American Kitchen gana el premio al libro de cocina de la Asociación Internacional de Profesionales Culinarios (IACP) en la categoría "Chefs y restaurantes" [35]
  • (2002) Lidia's Italian-American Kitchen nominada para el premio James Beard en la categoría "Mejor programa de cocina nacional de televisión o especial"
  • (2002) Nombrado "Mejor Chef Destacado" por la Fundación James Beard [36]
  • (2002) Nombrada "La Primera Dama de la Cocina y Restaurantes Italianos en los Estados Unidos" por el Senador George Onorato
  • (2007) Mesa de la familia de Lidia nominada para el premio James Beard en la categoría "Programa de televisión nacional"
  • (2008) La Italia de Lidia: 140 recetas sencillas y deliciosas de los diez lugares de Italia Lidia Loves Most nominada al premio James Beard en la categoría "Libro internacional"
  • (2008) La Italia de Lidia nominada al premio Emmy [37]
  • (2009) La Italia de Lidia fue nombrada "Mejor programa de cocina" por la Fundación James Beard [38]
  • (2010) Lidia Cooks From the Heart of Italy nominada al premio James Beard en la categoría "Libro internacional"
  • (2011) Lidia Celebrates America recibe el más alto honor del Premio de Plata en la categoría de Ganadores de Plata en Cine / Video por la 32a Entrega Anual de los Premios Telly
  • (2012) Lidia Celebrates America: Holiday Tables & amp Traditions nominada a "Documental excepcional" por la Fundación James Beard [39]
  • (2013) Gana un Emmy por "Anfitrión culinario excepcional" [40]
  • (2013) Incluido en el Salón de la Fama Culinario [41]
  • (2013) Lidia Celebrates America: Something Borrowed Something New recibe el premio de los festivales de Nueva York [42]
  • (2014) Tres producciones de Tavola: Lidia's Kitchen, Lidia Celebrates America y Heartland Table on the Food Network de Amy Thielen, nominadas para un premio James Beard.
  • (2014) Lidia Celebrates America: Freedom and Independence recibe Telly Award
  • (2014) Lidia Celebrates America nominada a un premio Rockie en el Banff World Media Festival en la categoría "Estilo de vida" [43]
  • (2016) Lidia Celebrates America: Home for the Holidays gana el premio "Mejor especial" de la Fundación James Beard [44]
  • (2016) Lidia Celebrates America: Home for the Holidays nombrado "Mejor programa de comida" en los Taste Awards
  • (2017) Nominado para un premio Emmy diurno en la categoría "Anfitrión culinario destacado" [45]
  • (2017) Lidia Celebrates America: Holiday for Heroes gana el premio James Beard al "Mejor especial" [46]
  • (2017) Premio StellaRe de la Fundación Sandretto Re Rebaudengo [47]
  • (2018) Gana el premio Emmy diurno en la categoría de "Anfitrión culinario destacado" [48]
  • (2018) Lidia's Kitchen nominada a un premio Emmy diurno en la categoría "Mejor programa culinario"
  • (2018) Lidia Celebrates America: Homegrown Heroes gana el premio James Beard por "Mejor especial" [49]
  • (2018) Lidia Celebrates America: Home Grown Heroes recibió el premio Gold Telly en la categoría "Documental general: Individual" [50]
  • (2019) Lidia's Kitchen nominada para un premio Emmy diurno en la categoría "Programa culinario excepcional" [51]
  • (2019) Recibió el premio Master of the Aesthetics of Gastronomy del Culinary Institute of America [52]
  • (2019) Otorgado el Premio Artusi por el Comité Científico de Casa Artusi [53]

Otros premios y distinciones Editar

  • (1996) Recipiente del Premio al Servicio Distinguido y reconocido por "Contribución sobresaliente y servicio dedicado a la comunidad italoamericana" por el Gobierno italiano
  • (1999) Honrado como "Commendatore" de la República de Italia
  • (2000) Premio Golden Whisk otorgado por cocineras y restauradoras [54]
  • (2002) Premio "La Bellisima America" ​​del Museo Italiano Americano [55]
  • (2007) Premio de Honor del Programa Careers through Culinary Arts (C-CAP)
  • (2007) Gran Mariscal del Desfile del Día de la Raza en la ciudad de Nueva York
  • (2008) Chef para la celebración papal El Papa Benedicto XVI durante su visita a la ciudad de Nueva York [56]
  • (2008) Ganador del primer Premio al Impacto Económico de Bpeace [57]
  • (2008) Honrado como Comandante ("Commendatore") por el entonces presidente de Italia, Giorgio Napolitano
  • (2008) Invitado a la cena en honor al primer ministro italiano en la Casa Blanca en Washington
  • (2009) Homenajeado en el evento Great Chefs en beneficio de Greenwich Health en el Greenwich Hospital
  • (2009) Premio al logro especial de la Fundación Nacional Italiano Americana (NIAF) por el servicio humanitario [58]
  • (2010) Familia Bastianich honrada por la Organización Nacional de Mujeres Italiano Americanas (NOIAW) por sus destacadas contribuciones a la cultura italiana en América. [59]
  • (2012) Recipiente del premio Lifetime Achievement Award en la cena de premiación de la plenitud de la vida de la capellanía de atención médica [60]
  • (2013) Honrado en la gala anual de la colección Philips [61]
  • (2015) Chef para la celebración papal Papa Francisco durante su visita a la ciudad de Nueva York [62]
  • (2015) Premio al talento italiano otorgado por la Asociación italiana de talentos [63]
  • (2015) Premio Augie en los premios anuales de liderazgo del Culinary Institute of America [64]
  • (2016) Premio a la Trayectoria de Mujeres con Alas y Sabiduría [65]
  • (2016) Premio Spirit de Kansas City Women in Film and Television [66]
  • (2016) Honrado en la Gala de recaudación de fondos de Les Dames d'Escoffier en Vancouver [67]
  • (2017) Premios Queens Ambassador de Community News Group [68]
  • (2017) Galardonado con el premio Grand Dame de Les Dames D 'Escoffier International [69]
  • (2017) Premio StellaRe de la Fundación Sandretto Re Rebaudengo [70]
  • (2018) Celebrity Champion for "Adopt-A-Future" de UNA-USA / The UN Refugee Agency [71]
  • (2018) Familia Bastianich recibió el premio del Comité de Cultura y Herencia Italiana de Nueva York, Inc. (IHCC-NY, Inc.)
  • (2018) Honrado en el almuerzo anual de Navidad del Cardenal y ganador del Premio Ángel de Navidad [72]
  • (2018) Ganador del premio One America Award for Entrepreneurship otorgado por NIAF [73]
  • (2019) Homenajeado en la cena del 30 aniversario de la Asociación de Mujeres de Histria
  • (2019) Honrado en el 15º Evento Anual de Hamptons Happening por la Fundación de Investigación del Cáncer Samuel Waxman [74]
  • (2019) Orador principal en la quinta conferencia anual de laboratorios de alimentos en Stony Brook Southampton [75]
  • (2019) Recipiente del premio Spirit of Arrupe de la Universidad Loyola de Chicago
  • (2019) Honrado en la cena del 39º aniversario del JRS / EE. UU. [76]
  • (2019) Invitada de honor en el almuerzo en honor a las mujeres en el mundo culinario presentado por Les Dames d 'Escoffier, Austin Chapter & amp Austin Food & amp Wine Alliance [77]
  • (2020) Evento de recaudación de fondos organizado en la Academia Católica Nuestra Señora del Santísimo Sacramento [78]
  • (2020) Honrado por el Stamford Museum & amp Nature Center en el evento benéfico anual 'An Evening with Lidia Bastianich' [79]
  • (2020) Invitado especial en el evento 'Taste the Greats' de Long Island [80]

En su dulce fiesta de cumpleaños de dieciséis años, le presentaron a su futuro esposo, Felice "Felix" Bastianich, un compañero inmigrante de Istria [6] [81] [82] y trabajador de un restaurante de Labin (Albona), en la costa este de Istria. Croacia. La pareja se casó en 1966 y Lidia dio a luz a su hijo, Joe, en 1968. Su segundo hijo, Tanya, nació en 1972. [83]

Después de muchos desacuerdos sobre la dirección que habían tomado sus vidas empresariales y personales, sobre todo el ritmo de expansión y el carácter de su negocio, Lidia y Felice se divorciaron en 1998. Bastianich continuó expandiendo su negocio mientras Felice transfirió sus acciones en el negocio a los dos. niños. Murió el 12 de diciembre de 2010. [ cita necesaria ]

Bastianich vive en Douglaston, Queens, [84] vivió con su madre, Erminia Motika, hasta su muerte en febrero de 2021. La propia cocina de Bastianich ha servido como escenario para cuatro de sus series de televisión, y el jardín que Erminia mantuvo proporcionó muchos de los ingredientes presentados en los espectáculos. Erminia, que respondió a la "abuela", se desempeñó con frecuencia como ayudante de cocina en varios episodios de la serie de televisión.

Joe Bastianich aparece ocasionalmente en la serie de su madre para ofrecer experiencia en vinos. Él, su esposa Deanna y sus tres hijos viven en la ciudad de Nueva York.

Tanya Bastianich Manuali, con su esposo Corrado Manuali y sus dos hijos, vive a pocas cuadras de su madre. Tanya participa de manera integral en la producción de la serie de televisión pública de Lidia como propietaria y productora ejecutiva de Tavola Productions y participa diariamente en el negocio de los restaurantes familiares.

En una entrevista de American Public Television, Bastianich habló de lo importante que es para ella transmitir las tradiciones familiares: [85]

La comida para mí era un vínculo de conexión con mi abuela, con mi infancia, con mi pasado. Y lo que descubrí es que para todos, la comida es un conector a sus raíces, a su pasado de diferentes maneras. Te da seguridad te da un perfil de quién eres, de dónde vienes.

Controversia Editar

En 2011, Bastianich fue acusado de tener un sirviente contratado. [86] [87] [88] La demanda posterior fue desestimada en 2012 por un tribunal inferior que sostuvo que la demandante no era una esclava porque recibió seguro médico, alojamiento y comida y otros beneficios en lugar de que le pagaran. Posteriormente, el demandante se retractó de las principales acusaciones de la demanda. [89] [90]

Lidia Bastianich es un miembro activo de la sociedad que participa en actividades de servicio comunitario y eventos especiales en nombre de varias fundaciones. Es miembro de Les Dames d'Escoffier y miembro fundador de Women Chefs and Restaurateurs, dos organizaciones sin fines de lucro de mujeres líderes en las industrias alimentaria y hotelera. También es defensora del programa Adopt-A-Future de la Asociación de las Naciones Unidas de los Estados Unidos de América, en apoyo de la educación de los refugiados.

Bastianich es miembro de la Junta de Arrupe College, [91] un programa de educación superior fundado por la Universidad Loyola de Chicago para estudiantes desfavorecidos, y regularmente organiza eventos para recaudar fondos para el programa en Eataly en Chicago. [92] [93] BoysGrow, un programa local de formación profesional sin fines de lucro, es otra organización con la que trabaja organizando cenas benéficas anuales desde 2013 en su restaurante Lidia's en Kansas City. [94] Además, ha ayudado a recaudar fondos para el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), ahora conocido como ONU Mujeres, como copresidenta de eventos benéficos y cenas benéficas a lo largo de su carrera. También está involucrada con el Servicio Jesuita a Refugiados, The Child Center of NY y es anfitriona de clases en August Martin High School en Queens, Nueva York.

Bastianich también participa activamente con varias organizaciones sin fines de lucro que se centran en promover y celebrar la cultura y el patrimonio italiano e italoamericano. Forma parte de la Junta Distinguida de la Organización Nacional de Mujeres Italianas Estadounidenses, [95] una organización nacional para mujeres de ascendencia italiana que se centra en la preservación de la herencia, el idioma y la cultura italianos. En 2010, la familia Bastianich fue honrada por NOIAW por sus destacadas contribuciones a la cultura italiana en Estados Unidos. [96]

Ella apoya a Columbus Citizens Foundation, una organización sin fines de lucro enfocada en promover y celebrar la herencia italoamericana. Fue la Gran Mariscal del Desfile del Día de la Raza en la ciudad de Nueva York en 2007, [97] y una invitada honoraria en el Evento de Inauguración de la Celebración de la Raza de Colón 2016 en Eataly Downtown en la Ciudad de Nueva York. [98]

Además, Bastianich ha trabajado con el Comité Italiano Americano de Educación (IACE), una organización sin fines de lucro con sede en Nueva York que promueve el estudio de la lengua y la cultura italianas, visitando escuelas primarias y hablando con los estudiantes como orador invitado, como en 2011 en Harlem [99] y en 2014 en el Bronx. [100] En 2014, Bastianich dirigió el comité que determinó los ganadores de una iniciativa de concurso lanzada por Eataly e IACE para estudiantes. [101]


Albóndigas de jengibre y sésamo (bajo en FODMAP, sin gluten)

La semana pasada, publiqué sobre mi truco patentado de albóndigas sin gluten, que en realidad le robé a un amigo.

Siempre he descubierto que el pan rallado sin gluten hace que las bolas se empapen un poco. Además, prefiero optar por cereales integrales cuando puedo: ingrese avena pulsada para el WIN. Si desea leer más sobre cómo funciona, haga clic aquí para ver la receta de albóndigas sin gluten que lo inició todo.

Toda esa charla de albóndigas me hizo comenzar a desear tener un lote listo para llevar en el refrigerador para almuerzos y refrigerios fáciles. Como Charlie ya no come carne, me encuentro comiendo más durante el día cuando me las arreglo solo. Optaré por platos que se mantengan muy bien a medida que los voy preparando durante un período de tiempo más largo, y es fácil crear sub-porciones a partir de… ¡por eso he comido muchas albóndigas este año!

Estas albóndigas de inspiración japonesa están aromatizadas con jengibre, aceite de sésamo y tamari. Siempre agrego una ración gigante de verduras picadas a mis bolas, en este caso, cilantro. Cualquier hierba funcionará, pero me encanta cómo el cilantro se derrite en el fondo.

Estas albóndigas bajas en FODMAP son deliciosas por sí solas, pero funcionan muy bien como un componente de preparación de comidas en estos tazones de arroz. Simplemente corte en juliana algunas zanahorias y / o pepinos. También puedes preparar una ensalada de repollo rápida. Tenga a mano un poco de arroz prefabricado y luego cubra con la salsa de jengibre y sésamo.

Esta salsa es más un aderezo de lo que estás acostumbrado a untar con albóndigas pegajosas, pero realmente funciona para mantener las cosas ligeras y rápidas para una comida entre semana (¡o día!). Es una adaptación de este aderezo de sésamo que me encanta mezclar con zanahorias y usa tahini para darle más sabor y cremosidad a sésamo.

Puede hacer fácilmente esta receta paleo sustituyendo el almidón de arrurruz por la avena y los aminoácidos de coco para el tamari. Sírvelo sobre arroz de coliflor o simplemente una cama de verduras. Si no tiene FODMAP bajo, siéntase libre de agregar las partes blancas de las cebolletas y cualquier otro allium a la mezcla de albóndigas. Por último, estas albóndigas de jengibre funcionan igual de bien con pollo o pavo molido si no eres un comedor de carne roja.

Siga leyendo para conocer la receta de estas albóndigas de jengibre sin gluten. Puede parecer muchos ingredientes, pero en su mayoría se repiten entre las bolas y la salsa, te prometo que es rápido y fácil.


Albóndigas y espaguetis perfectos

Un poco de historia: Smitten Kitchen se acerca a su decimotercer aniversario en Internet, y por nuestro bien espero que su decimotercer año no se parezca en nada al mío (algunas decisiones muy malas sobre golpes y mucha incomodidad). Cuando comencé este sitio, sabía cocinar muy pocas cosas. Lo que sí sabía era lo que quería de las cosas que estaba cocinando y dónde los platos que estaba probando superaban mis expectativas o se quedaban cortos. Lo registré todo aquí como un blogger obediente de la era de los aughts sin una agenda más amplia para lo que se convertiría, porque ¿cómo podría haberlo sabido? Nunca supe que todavía estaría en ello 1200 recetas, dos libros de cocina y dos hijos de una ternura incomparable (sin prejuicios aquí en absoluto) más tarde, aunque todavía en una cocina pequeña porque me había perdido la compra de acciones tecnológicas o posiblemente me había convertido en un Nota de banquero, pero esto no es una queja & # 8212 no sobre este lote, no en esta vida.


He aprendido a cocinar cientos de cosas a lo largo de los años y he aprendido cientos de cosas de las cosas que he cocinado. Un enigma editorial que nunca había considerado, pero que surge con bastante frecuencia, es lo que debería hacer con una receta en los archivos que ya no cocino como antes. Podría dejarlo. Quiero decir, este sitio web es un artefacto histórico importante. Es esencial que todas las estupideces que he dicho en 13 años se conserven intactas en la web para siempre. For, like, science. Needless to say, I am not devoted to this point of view.

I could change the recipes, and at times, I have. In general, I make changes to recipes when they’re not working the way they should, when the original way of making them is unnecessarily complicated, or when a small piece of new information will drastically change it for the better. However, this often leads to confusion. Imagine being in the middle of making a recipe and you reload it and it’s totally different. It’s happened I’ve gotten the panicked DMs. Plus, just because I wasn’t happy with it doesn’t mean nobody else was. I try to make the changes clear but I blame nobody who doesn’t want to read small type while making a recipe you’ve made for 8 or 12 years now.

Sharing a new, better version of an older an old recipe seems the most straightforward (see: even more perfect apple pie, foolproof cacio e pepe, luxe butterscotch pudding, and tall, fluffy buttermilk pancakes, but I don’t do this very often. More often, I’ll make a recipe the newer way I prefer, write it up, take photos, and then… table it, until I figure out what to do with it. (v.5 of a roast chicken saga is not, to me, an engaging premise.) Earlier this year, I realized that my “let’s figure out what to do with this recipe later” list had grown quite large and it was a shame to keep you from what I consider newer, better versions of classic SK recipes. So, this month, let’s try something new.

Newer, Better Month, which begins right now on Smitten Kitchen, is a chance to revisit recipes I’ve been making forever with new knowledge, new techniques, and new real-life time constraints. March seems like the perfect time to do it. It’s such a slog of a month, if you ask me too wintry, too few holidays, and this year, a bit of bleh in the middle too. I’m eager for a little distraction.

And I want to begin with spaghetti and meatballs. One of my earliest cooking influences happened the day I watched an early-2000s Barefoot Contessa episode in which Ina Garten tells us her husband invited friends or colleagues over for dinner and they were probably expecting something fancy but she (surprise) was making spaghetti and meatballs. She knew then what so many more of us know now: entertaining doesn’t need showy, and as most of us aren’t getting treated to impeccable meatballs and spaghetti at home on a regular basis, this would be a welcome treat.

In 2008, I made them Ina’s way. They’re, of course, fantastic. But it makes an epic amount, frying meatballs is messy, there’s never enough sauce, and I prefer a simpler one that lets the meatballs shine. Although it didn’t physically pain me to look at it at the time, I know this isn’t everyone’s thing, but rewatching the episode now and seeing sauce poured over undressed pasta (vs. finishing the pasta in the sauce so they harmonize as the gods or at least the nonnas intended) is like fingernails on a chalkboard. The recipe below is the way I make it these days, and (surprise) now that I can make them beginning to end in under an hour, I do it fairly often, much to the delight of kids, friends, and I hope soon you too.


Previamente

Perfect Meatballs and Spaghetti

  • Porciones: 4 and up to 6 with sides
  • Tiempo: 50 minutos
  • Fuente: Cocina enamorada

This recipe makes a moderately saucy pot of spaghetti and meatballs. If you like or want extra sauce, add a second full-sized (28-ounce) or half-sized (15-ounce) can of tomatoes and amp up the seasonings accordingly. I really prefer what is usually sold as crushed tomatoes here it’s a not-totally-smooth puree that clings nicely to the spaghetti and meatballs in a way that chunkier blends do not. If you can only get whole or diced tomatoes, mash or blend them up a bit, and add 1 tablespoon tomato paste so it’s a little less watery. When I have basil around, I usually cook the meatballs with a sprig of it to infuse the sauce, then fish it out before serving.

  • 1 pound ground meat (see note up top for suggestions)
  • 1/2 cup panko-style breadcrumbs
  • 1/3 cup milk, any kind
  • 2 tablespoon finely chopped parsley, plus more to serve
  • 2 tablespoons finely grated parmesan or pecorino romano cheese, plus more to serve
  • 2 teaspoons coarse or kosher salt, divided
  • Red pepper flakes and/or freshly ground black pepper
  • 1/2 cucharadita de cebolla en polvo
  • 2 huevos grandes
  • 3 garlic cloves, minced, divided
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 28-ounce can of crushed tomatoes
  • 1 pound dried spaghetti

Place meat, crumbs, milk, parsley, cheese, 1 teaspoon salt, pepper, onion powder, eggs, and one-third of your minced garlic in a large bowl, and mash everything together with a fork or potato masher until evenly mixed. Using wet hands if needed, form mixture into 2-inch meatballs (I used a 3 tablespoon scoop) and arrange on prepared tray. Roast for 12 minutes, until cooked through (you can cut one in half).

Once water is boiling, cook spaghetti until one minute shy of tender. Set aside 1 cup of cooking water before draining pasta.

In a deep saute pan or wide saucepan, heat 2 tablespoons olive oil over medium heat. Add remaining two-thirds of garlic and a pinch or two of pepper flakes and let sizzle until garlic is golden, 30 seconds to 1 minute. Add tomatoes (beware the spatter!) and season with remaining 1 teaspoon salt. Let mixture simmer for about 5 minutes, stirring occasionally, although longer will do it no harm if your meatballs aren’t ready yet.

When meatballs come out of the oven, add them to the sauce and stir so they are coated. Reduce heat to a low simmer, put a lid on the pot, and simmer meatballs in the sauce for 10 minutes. At this point, should you not be eating them right away, you can remove them from the heat and set them aside.

When you’re ready to serve: Return your spaghetti to its empty cooking pot. Push meatballs aside and grab a few ladles of their cooking sauce and pour over spaghetti. Add half of reserved pasta water and cook spaghetti and sauce over high heat for one minute, tossing the whole time. Use additional pasta water as needed to loosen. Use tongs to transfer spaghetti into a large, wide serving bowl. (If you give the bowl a little spin as you lower the spaghetti into it, you can make cute little piles.) Add the meatballs and their sauce on top. Garnish with parsley and additional grated cheese. Eat right now do not wait.


Vegan “Feetballs” … Great Faux Meatballs Adapted From NYC’s Meatball Shop

Feetballs? Recently, on the Today Show, the owners of the Meatball Shop in New York City demonstrated how to make three types of their most popular meatballs. To my surprise and excitement, one of them was a veggie ball recipe and, even more amazingly, it’s their personal favorite!

Veggie Balls can be comprised of so many different ingredients, similar to their big mama, the veggie burger, that each recipe has it’s own personality and flavor. I couldn’t wait to try these but I had to adapt the recipe to replace the eggs and the Parmesan cheese, as this recipe was originally billed as vegetarian. I also took some shortcuts using dried thyme and parsley, instead of fresh. You want more shortcuts? Ok, go to Trader Joe’s and buy their refrigerated vacuum packed cooked lentils and their container of mirepoix (mixture of chopped onions, celery and carrots). Now that’s a recipe that’s convenient enough but super delicious for a vegan american princess and her family! Of course you can always do it the old fashioned way too!

Speaking of family, mine gave their resounding stamp of approval on this recipe. I will gladly give credit to my husband for proudly coming up with the name “feetballs,” which is a mash-up of the words fake and meatballs, (and which, thankfully, have nothing to do with feet at all and just a little to do with balls!)

Faux Meatballs “Feetballs” Recipe adapted from the Meatball Shop, NYC

Ingredientes

  • 2 cups lentils (cooked and cooled, or if canned, rinsed and drained)
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • 1 cebolla grande picada
  • 2 zanahorias picadas
  • 2 tallos de apio picados
  • 1 clove garlic, minced
  • 1 cucharada tomillo seco
  • 2 cucharaditas sal
  • 3 tbs. pasta de tomate
  • 8 oz . white mushrooms, chopped
  • 3 Ener-G egg replacers
  • 1/2 cup bread crumbs
  • 1/2 cup nutritional yeast
  • 2 cucharadas perejil seco
  • 1/4 taza de nueces finamente picadas

1) In a large frying pan, pour in the olive oil and saute onions, carrots, celery, garlic, thyme and salt over medium heat, stirring frequently, for about 10 minutes, until tender and just beginning to brown.

Onions, Carrots, Celery, Garlic, Thyme & Salt

2) Add tomato paste and continue to cook, stirring, for about 3 minutes.

3) Add mushrooms and cook, stirring frequently, for 15 more minutes, or until all the liquid is absorbed.

Add Tomato Paste and Mushrooms

4) Transfer the mixture to a large bowl and allow to cool to room temperature. When cool, add the lentils.

5) Add the Ener-G egg replacers, nutritional yeast, bread crumbs, parsley and walnuts to the bowl. Mix by hand until completely blended. Refrigerate for 25 minutes.

Add Ener-G Egg Replacers, Nutritional Yeast, Bread Crumbs, Parsley, Walnuts

6) Preheat oven to 400 degrees. Evenly coat a large baking dish with olive oil.

7) Roll mixture into round gold-ball sized meatballs. Pack firmly! Line up the balls in grid formation in the baking dish allowing 1/4 inch of space between balls.

8) Roast for 30 minutes or until the meatballs are firm and cooked through. Check after 20 minutes. Allow to cool for 5 minutes in the baking dish before serving.


Meatball Sandwiches


Originally posted December 12, 2007 – With the big football game coming up just one week from now, I thought I’d re-share a sandwich that I think would be perfect for eating while watching football. It’s hearty and filling, and would be a crowd pleaser, too!!

I have a fear that I am becoming a bit of a food snob. Let me change that – I think I am becoming more picky about my food. (I don’t ever want to be a real food snob!!) And I think blogging has changed me. It has definitely changed the way I look at food and what I choose to cook and what ingredients I use. I still think I am a down home cook – I prefer comfort to fancy schmancy. But earlier this week, my husband and I took a trip to Las Vegas. We didn’t have any definite plans of where we wanted to eat.

The first night, we had a show to go to (Celine Dion!!) at 8:30, and we had just driven down that day, so we stuck with a restaurant in our hotel. We stayed at Planet Hollywood (formerly the Alladin) and decided to try their steak house – called Strip House. It just opened in September, but we were able to get in without reservations. We each ordered a rib eye steak, and I ordered a baked potato and he ordered black truffle creamed spinach. The steaks were amazing. My husband said that it was the best steak he has ever had, and that is saying a lot because we eat steaks quite often. The potato was just a potato, but his spinach was amazingly good. We had good service, good food – a great experience.

The next morning, we went over the the Paris casino. I have never tried a macaron before, and had heard that there was a bakery there that sometimes has them. Well, they didn’t have them, but we shared a few pastries for breakfast and they were all very good.

For lunch, one of the employees in the hall at the hotel said that the hotel’s cafe was very good, so we ate there. We shared some Kobe beef sliders to start and then each ordered a salad. Again – great service and great food. That night we ordered room service, and although the man who delivered the food was really nice and friendly, the food was just so-so.

We saved up our appetite for lunch the next day because everyone says that you have to go to a buffet while you are in Vegas. I have always heard good things about the buffet at the Bellagio, so we walked over. It was – by far – the worst food that we ate the whole trip. In fact, each of us have sworn off buffets for the rest of our lives, unless it is a breakfast buffet. It was that bad. The desserts were decent, but everything else was either overcooked or just tasted badly.

So this is why I wonder if I am becoming a food snob – am I “too good” to enjoy what so many people call a great buffet?? Maybe we were just there on an off day, maybe it’s because we’d enjoyed such great food up to that point – but I’d like to say that I am just a smart eater now.

So what does the meatball sandwich have to do with food snobbery?? Not a whole lot, except this is a recipe that is sure to please the pickiest of eaters. The meatball recipe is modified slightly from one of the meatball recipes in The Joy of Cooking. We turned the wonderful meatballs into a filling, delicious dinner by adding cheese and your favorite marinara sauce, and putting it all on hoagie roll. Now that’s good, down home food…

Like what you see here? Make sure you are following Taste and Tell for more great recipes and ideas!!

Facebook ** Pinterest ** Twitter ** Instagram ** Google+
or you can subscribe to my newsletter or Feedly or Bloglovin

¿Busca más recetas gratuitas?

¡Suscríbase a mi boletín de recetas gratuito para recibir nuevas recetas familiares en su bandeja de entrada cada semana! Encuéntrame compartiendo más inspiración familiar en Pinterest e Instagram.


Dumpling Meatballs

I love all meatballs. For some reason, anything that can be made into a ball just tastes good to me. I remember when my kids were young, I would get them to eat foods by making them bitesize and sticking a toothpick into each one so they could easily grab whatever it was. And, that’s my favorite way to eat these meatball… I guess the apple doesn’t fall far from the tree. So, when I saw a great recipe from Nom Nom Paleo for a meatball I hadn’t yet experimented with, I just had to try it. So, thank you Michelle… these dumpling meatballs are awesome!

For those of you who know me, you know that for the month of October, I changed up my diet and I ate plant-based. I learned so much, and I enjoyed so much of that experience. Staying away from animal proteins forced me to be so much more creative with my plant-based meals, and now I love those meals even more.

But, now it’s November. And, while I do intend top stay probably about 80% plant-based, I was looking to cook up a very different type of meal. These dumpling meatballs are made with a combination of shrimp and pork. So, haha, my first non plant-based meal had both seafood and meat in it. You’d think it might be a shock to my system, but you’d be wrong… these were awesome.

Oh, and the reason they are called dumpling meatballs, is because they taste like the inside of the steamed dumplings you get at Chinese restaurants. Mmm

And, they are grain free and dairy free. And have so many healing ingredients. Win-win for me.

For another great healthy meatball recipe, try my Paleo Cheese-Stuffed Meatballs.

Here are some of the great healing ingredients in these dumpling meatballs:

amo champiñones. En medicina china, mushrooms ARE medicine. They are herbs. They are one of the most healing foods around. In China, mushrooms have been used for many years as part of a natural cancer treatment. They are one of the best immune-boosting foods around. I used dried shiitakes in this recipe. Shiitakes are probably the variety of mushroom that I use most. I love the way they taste and they help lower blood pressure and cholesterol. These shrooms also promote healing and have been found to fight tumors. In Asia, shiitake mushrooms are often fed to a patient who has just had surgery to help the healing process.

Cerdo strengthens the digestive system, helps with constipation, and can moisten a dry cough and other dryness in the body. It’s also good to strengthen your qi and give you energy.

Many of my friends used to stay away from camarón because they were afraid that eating them raised cholesterol levels. Now, research shows that shrimp actually can lower triglycerides because they are rich in Omega-3s. And, they are high in protein and low in calories, so really, they are a pretty good thing. En medicina china, shrimp are actually recommended as a food to promote longevity because they nourish the kidneys, and in Chinese medicine, the kidneys are the key to life. Shrimp are great to boost libido, lessen some lower back pain and weakness, and they can help new moms with lactation.

Cebolletas, as I tell you often, are one of my favorites. In Chinese medicine, the root of the scallion is a healing herb (Cong Bai). I always keep scallions on hand in my refrigerator so that I can whip up a batch of cold and flu fighting tea (scallion roots and ginger) the second anyone feels that scratchy throat coming on. It helps the body sweat out toxins. Scallions are antiviral and antibacterial they are good for the common cold and general nasal congestion — just don’t eat too many if you have a fever.

Cilantro también se conoce como Chinese Parsley. It is good for the common cold, indigestion, and energy flow in the body. An old Chinese remedy for the common cold and even for measles was to drink cilantro and mint tea. Cilantro is one of those herbs you either love or hate I’m a lover…


Ver el vídeo: Marco Gavio Apicio y el primer recetario de la historia (Mayo 2022).